TDAH y dislexia, cómo diferenciarlos

TDAH Y DISLEXIA, ¿CÓMO DIFERENCIARLAS?

El TDAH y la dislexia son dos neurodivergencias neurológicas muy frecuentes en todo el mundo y que presentan ciertas similitudes. Por si fuera poco, aunque son condiciones distintas, estas neurodivergencias pueden coexistir y solaparse. De ahí que se confundan con frecuencia. Así, primero habremos de determinar si los signos se refieren realmente al trastorno en cuestión y si se presenta sólo o junto a otro diagnóstico. Cuando dos o más trastornos tienen síntomas en común, es necesario conocer muy bien cómo se expresan y los criterios para su diagnóstico, de forma que se pueda diferenciarlos y establecer un buen análisis y un dictamen correcto.

Definamos pues ambos conceptos y sus características antes de destacar las similitudes y diferencias entre TDAH y Dislexia.

¿QUÉ ES EL TDAH?

El TDAH, o Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad se describe como un trastorno del desarrollo que se manifiesta por dificultad para mantener la atención, exceso de actividad motora y tendencia a responder de forma impulsiva en un grado inapropiado para su nivel evolutivo. Es decir, los niñ@s con TDAH no son capaces de estar mucho tiempo sentad@s, no resisten la espera de turnos e interrumpen, o pierden el hilo de la actividad por momentos ya que se distraen con facilidad. Son niñ@s que no pueden esperar su turno ni permanecer quiet@s. Esto, por supuesto, afectará a su a la capacidad de aprendizaje y el desempeño en las actividades escolares como el cálculo, la lectoescritura y la expresión de sus conocimientos, y es ahí cuando se puede confundir con la dislexia.

Habrá que determinar asimismo si se dan las dos vertientes del trastorno (atención e hiperactividad) o sólo falta de atención, en ese caso hablaríamos de TDA. Este puede asociarse con frecuencia a la dislexia, quizás porque al no presentar las conductas disruptivas propias de la hiperactividad, pasa más desapercibido. Conviene entonces examinar bien cada caso para determinar adecuadamente causa, consecuencia o coexistencia.

Los primeros síntomas comienzan a visualizarse desde la primera infancia y suele ser relativamente crónicos. Se asocia al funcionamiento de la memoria de trabajo y el área prefrontal, encargada de las funciones ejecutivas y la inhibición y control conductual.

¿Cuáles son los síntomas del TDAH?

  • Problemas para concentrarse, dispersión mental
  • Incapacidad para mantenerse quieto
  • Dificultad para acabar lo que empiezan, más, si le supone un esfuerzo o requieren un extra de comprensión
  • Habla excesiva, pero desorganizada, interrumpe o no cuida los turnos de palabra.
  • Baja capacidad de autocontrol
  • Responde antes de terminar de recibir, leer o entender la orden.

 ¿QUÉ ES LA DISLEXIA?

La dislexia es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por la dificultad para el aprendizaje de la lectura y la escritura (puede afectar también al cálculo). Afecta a entre un 5 y un 10 por ciento de niñ@s que presentan problemas para identificar las letras, su combinación y sonido.

Al afectar al proceso lectoescritor, involucra todo el proceso de aprendizaje. El esfuerzo y la fatiga que les supone las tareas relacionadas con el lenguaje escrito o hablado, hace que pierdan la motivación y se distraigan; junto con los errores continuos que les provoca, puede desembocar en frustración, rechazo, BRE (bajo rendimiento escolar) e incluso comportamientos disruptivos. Ello provoca que a veces se enmascare el problema o se confunda, por ejemplo, con el TDAH. Estos problemas no tienen nada que ver con déficits de inteligencia o deficiencias a nivel auditivo (les cuesta interpretar y traspasar al papel correctamente lo que escuchan).

La causa aún se desconoce. Se atribuye a causas hereditarias, si bien, puede asociarse también a problemas perinatales como parto prematuro, bajo peso, o situaciones de riesgo producidas durante el embarazo. Aparece durante la infancia y persiste durante la etapa adulta.

¿Cuáles son los síntomas de la Dislexia?

  • Vacilación o falta de fluidez en la lectura
  • Dificultad en la comprensión del texto.
  • Errores en la lectoescritura: omisiones, adicciones, sustituciones, inversiones, rotaciones… de letras.
  • Problemas para analizar y clasificar sonidos; hacer rimas o derivaciones (por ejemplo, diminutivos)
  • Déficit de seguimiento visual y organización espacial.

¿CÓMO DIFERENCIAR ENTONCES ENTRE TDAH Y DISLEXIA?

La confusión entre estos dos trastornos pasa, porque ambos derivan, bien como causa, bien como consecuencia, en la afectación de la capacidad para mantener la atención y la concentración; además de problemas de aprendizaje, de la comunicación y de la autoestima que correlacionan con un comportamiento de bajo autocontrol o inhibición.

¿Cómo diferenciamos entonces entre uno y otro? En la siguiente tabla analizamos las principales diferencias.

 TDAHDISLEXIA
ORIGENFalta de atención e impulsividadDecodificación (conciencia fonológica), baja eficacia ruta léxica.
MECANISMOS DEL DÉFICITTrastorno de continuidad de la atención y control conductualTrastorno instrumental para acceder a los mecanismos de la lectura (procesamiento léxico)
LECTURADificultad en textos por cansancio debido a la dificultad en la atención sostenida, o precipitaciónDificultad a nivel de sonidos y/o palabras, no sólo en frases o textos
ESCRITURAAfecta a la capacidad para organizar los pensamientos y atender a los detalles. Esto influirá en la forma de conectas y en la cohesión del texto.Los problemas de conversión fonema-grafema, al estar afectados, hacen que resulte difícil la escritura, porque se producen interferencias en habilidades como la ortografía y la gramática.
PROCESAMIENTO Y ORGANIZACIÓN ESPACIALTienen que ver con la aceleración, y desatención. Desemboca en textos desorganizados por falta de previsualización, tachones, o respuestas incompletas.Tiene que ver con la lateralidad y el esquema corporal. Puede manifestarse por trazos en espejo, dificultad para mantener los márgenes, espacios y proporciones…
VIDAtiene un impacto más amplio en la vida diaria y puede hacer que llegue tarde a las citas, no cumpla con los plazos y tenga dificultades para administrar el dinerodificultades para leer y comprender las pruebas, completar formularios y planificar
MECANISMOS DEL DÉFICITTrastorno de continuidad de la atención y control conductualTrastorno instrumental para acceder a los mecanismos de la lectura (procesamiento léxico)
ORIGENFalta de atención e impulsividadDecodificación (conciencia fonológica), baja eficacia ruta léxica.
Neurolucion.com

¿CÓMO SE DIAGNOSTICAN ESTOS TRASTORNOS?

Como ya hemos visto, la dislexia no son sólo problemas de lectoescritura ni el TDAH se basa exclusivamente en una conducta distraída e hiperactiva. Hay que analizar más que eso. Puesto que es bastante común confundirlos debido a sus similitudes, diferenciarlos adecuadamente es de vital importancia; entre otras cosas, porque el tratamiento también es distinto. Por todo ello, el diagnóstico debe ser realizado por un especialista.

El diagnóstico se fundamenta en entrevistas y herramientas de evaluación registradas y consolidadas. Los datos recogidos se analizan en su conjunto y atendiendo a los criterios de los manuales de diagnóstico oficiales se establece la denominación del trastorno.

Hemos venido recalcando la trascendencia de establecer una buena diferenciación entre estos trastornos, pero qué pasa si se cumplen los criterios de los dos… El TDAH y la dislexia pueden coexistir, esto es, pueden darse de forma simultánea; lo cual complica aún más su desempeño para aprender y desenvolverse socialmente.

Si analizamos las estadísticas, la dislexia afecta al 11% de los niñ@s, y 3 de cada 10 niñ@s diagnosticados de dislexia, presentan también TDAH. En cuanto al TDAH, afecta a entre el 5 y el 20%, y de los niñ@s diagnosticados con TDAH, alrededor de un 20% padecen de dislexia.

Existen muchos casos mal diagnosticados o simplemente sin diagnosticar. También existe la polémica de un posible sobrediagnóstico. Y es que estos trastornos pueden variar bastante en su grado de manifestación y quedan por tanto el cumplimiento o no de los criterios a la subjetividad del evaluador.

La cuestión principal a la hora de buscar y establecer un diagnóstico es si lo signos del trastorno dificultan o perturban el desarrollo de una vida normalizada y hasta qué punto afectan al desempeño del niñ@. La cuestión principal es que puedan recibir la ayuda adecuada y el apoyo que necesiten… Y tristemente, muchas veces, si no hay un diagnóstico, no se tiene en cuenta y no se interviene.

Igualmente, recibir un diagnóstico permite comprenderse, aceptarse e iniciar el tratamiento más adecuado.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

Tras diagnosticar los signos, podemos comenzar a establecer un tratamiento que deberá llevar a cabo un especialista en psicología o psicopedagogía con experiencia en reeducación del aprendizaje y gestión emocional.

Durante el abordaje de ambos trastornos, además de las dificultades propias,es imprescindible trabajar para establecer un buen apoyo emocional y social. Hay ofrecer pautas en todos los ambientes en los que se desarrollan los niñ@s; familia, escuela, amigos… La implicación y coordinación de los padres, la comunidad psicoeducativa, es imprescindible para un abordaje integrado.

Es fundamental explicar bien qué características tienen y en qué consisten los trastornos en cuestión para que no se les juzgue por sus resultados, y se reconozcan sus esfuerzos. Normalizarlo dentro de lo posible y cuidar que no se produzcan episodios de burlas o acoso escolar.

En lo referente al plano académico, según el grado del caso, sería necesario realizar una adaptación curricular, esta no tiene porqué ser significativa, pero sí individualizada.

La dislexia requiere de un abordaje orientado a mejorar las habilidades fonológicas mediante técnicas de base cognitiva. Se trabajará sobre la conexión de las tres vías cerebrales implicadas (auditiva, visual y semántica).

Por su parte, el TDA-H requiere de un tratamiento combinado. psicológico, psicoeducativo y cuando sea necesario, farmacológico. La parte principal del cerebro implicada es el lóbulo frontal. Esta estructura puede llegar a terminar de madurar hasta la adolescencia o incluso hasta la edad adulta. Se entrenará pues en funciones ejecutivas y de autocontrol propias de este lóbulo cerebral.

Si se dan las dos dificultades a la vez, es importante abordar cada trastorno de forma individual. Ahora bien, la intervención sobre una de ellas, puede mejorar la otra. Si disminuyen las dificultades a la hora de enfrentarse a las tareas escolares, sube su confianza, baja la frustración… Sus recursos ahora están más libres para concentrase y sus conductas están más reguladas. Si fomentamos la atención y el control de impulsos, será capaz de realizar las tareas con más precisión y comprensión. Así, a medida que mejora unas habilidades, los síntomas del otro trastorno van desapareciendo y surge la duda de si realmente existía. En cualquier caso, de lo que no cabe duda, es de que la intervención es imprescindible.

Por último, dejemos claro que tanto el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad como la Dislexia, no tienen cura, suponen una condición que estará presente siempre. De lo que se trata es de fomentar estrategias de gestión y compensación que les facilite el desempeño y la vida.

¿CÓMO PUEDEN AYUDAR LOS PAPÁS Y MAMÁS EN CADA Y L@S PROFES EN EL COLE?

Aparte de ofrecer a los peques una terapia para gestionar sus trastornos, desde casa se pueden proporcionar también herramientas que les faciliten su desempeño. Como figuras de referencia debemos de ser la principal guía y fuente de refugio y ayuda.

L@s niñ@s que padecen estas dificultades además están expuestos a cargar con estereotipos por desconocimiento e incomprensión de la gente que les rodea. Necesitan por tanto que les brindemos un espacio de cierta protección, una gran fuente de entendimiento, y apoyo para no verse arrastrados a una burbuja que hace sus problemas aún mayores.

dislexia

A continuación, os dejamos algunas ideas para poner en marcha y acompañarles en su lucha particular:

  • Establecer indicaciones cortas, claras y precisas para que las puedan asimilar y no den lugar a duda.
  • Asegurase de que ha entendido las instrucciones dadas.
  • En tareas complejas, dividirla en partes graduales y asequibles.
  • Tratar de acompañar la información verbal con recursos visuales u otras herramientas didácticas que faciliten la comprensión.
  • Programar y seguir horarios y rutinas, procurando que haya momentos para el descanso y el juego.
  • Disponer un ambiente tranquilo con un espacio de trabajo sin distracciones innecesarias.
  • Relacionar los nuevos aprendizajes con conocimientos previos (andamiaje).
  • Dar la posibilidad de hacer los exámenes de forma oral, con más tiempo, usando tipografía destacada, enunciados concisos, por partes, con ejemplos… No tiene que ser todo a la vez, sino que se adaptará a las necesidades de cada cual.
  • No corregir por sistema todo el tiempo, sobre todo cuando trabajemos el proceso y no el resultado.
  • Mantener la paciencia, ser comprensivo y no culpabilizar por los errores.
  • Reforzar y reconocerle sus puntos fuertes, sus avances (por pequeños o lentos que sean) y, sobre todo, su esfuerzo.
  • Cuidar su autoestima, decirles lo importantes que son para sus padres, lo orgullosos que se sienten de su afán de superación y que recordarle que le quieren tal y como es.
  • Aproximarle experiencias que le hagan conocerse y comprenderse a sí mismo con cuentos que hablen de ese trastorno, convivencias con compañeros que tengan similares dificultades…
  • Convertir situaciones de la vida diaria en situaciones de aprendizaje. Por ejemplo, dibujar cómo quedarían los alimentos del frutero o del plato si lo giramos, averiguar desde dónde le hablamos estando con los ojos cerrados, decir palabras con la letra de las matrículas, calcular el tiempo que tarda el semáforo en cambiar de color, mientras vamos paseando encontrar algo que tenga una determinada letra o color, mientras esperamos la cola del super memorizar la ropa del cliente anterior y describirla al salir…
  • Por último y no menos importante, recordar que las nuevas tecnologías pueden ser una gran herramienta siempre que se use correcta, concreta y gradualmente, sin caer en la dependencia o adicción a las pantallas.
Neurolucion & Harmony es un proyecto que pretende volver a la esencia del desarrollo y las relaciones humanas de la mano de los avances y conocimientos actuales. Busca ofrecer una atención integral que facilite el crecimiento y mayor bienestar personal.